viernes, 6 de mayo de 2016

Reflexiones tras las últimas avenidas del Cadagua en Zalla

Es un clamor en el pueblo la sensación de que estamos más expuestos a las avenidas del Cadagua que antes. Los cuatro episodios vividos en poco más de un año (entre enero de 2015 y marzo de 2016) a todos nos parecen demasiados en poco tiempo. Han sido situaciones con diferente grado de riesgo, pero estamos preocupados sobre cuándo podrá ser la siguiente.

Solo la colaboración entre instituciones puede minimizar este riesgo y, en ese sentido, es una gran noticia el anuncio de que se iniciarán las obras de los puentes de Zalla en 2016, así como la redacción del proyecto para Aranguren, sin olvidar las obras realizadas por la Confederación en 2015.

De todos modos, ningún esfuerzo adicional está de más. Por ello el Ayuntamiento ha tomado la iniciativa de reflejar en un documento todos los aspectos que considera pueden ser mejorables tras el análisis de las últimas avenidas. 
En este documento se justifican las peticiones que realizamos:
  1. Inclusión de la gestión del embalse de Ordunte entre las medidas de prevención de inundaciones. Básicamente, entendemos que no debería permitirse que se llenara del todo el pantano durante ciertos meses del año, para mantener un margen de seguridad aguas abajo.  
  2. Revisión de los protocolos de activación/desactivación del plan de emergencias en la cuenca del Cadagua porque en algunos de los momentos de mayor riesgo en Zalla estaba desactivado el plan.
  3. Redacción e implantación del Plan de Emergencia de Presas para el embalse de Ordunte.
Es el punto de partida de un estudio técnico más exhaustivo que se ha encargado al Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Euskadi.