jueves, 7 de septiembre de 2017

Situación actual del Grupo CEL


LA DURA REALIDAD

Ha sido admitido a trámite el expediente de extinción de 211 contratos laborales para trabajadores del Grupo Cel. Tras 30 días de consultas el Administrador Concursal emitirá un informe. Solicito públicamente, al igual que los trabajadores, que se paralice este expediente (el propio auto señala que no es obligatorio), que se retire esta guillotina con cuenta atrás que se le ha puesto a la plantilla. Esta no es la mejor manera de buscar de forma sosegada una solución sostenible y estable para los puestos de trabajo en juego.   

LOS INVERSORES INTERESADOS 

Los inversores chilenos de Triple i son los únicos que han hablado con los trabajadores, las instituciones y el Administrador Concursal y han trasladado sus intenciones:
  • Mantener toda la actividad y el 100% de la plantilla con previsión incluso de ampliarla en un tiempo
  • Invertir 12 millones de euros en mejoras
  • Apostar por el papel reciclado como materia prima 
  • Puesta en marcha gradual de las instalaciones tras adjudicación
  • Convenio único para todos los trabajadores, a la baja respecto al anterior
PERO, todo esto no será firme hasta que no realicen una propuesta formal, tanto económica como social. Dicen que lo harán a finales de septiembre. Mientras tanto, la guillotina que amenaza terminar con los puestos de trabajo sigue armada.

¿CÓMO SE HA LLEGADO HASTA AQUÍ?

Son evidentes los problemas generados por la parada de la actividad: pérdida de clientes, costes de puesta en marcha de todas las instalaciones, meses de inactividad, gastos del proceso concursal,... ¿Se podría haber evitado todo esto?

Hace un año estos inversores chilenos me trasladaron que estaban interesados en la fábrica. Yo les puse en contacto con el Consejo de Administración de Cel, en el que había dos vocales del Gobierno Vasco. No les quisieron recibir ni escuchar. Después hemos descubierto que al de pocos meses dejaron de pagar la luz y luego decidieron que había que liquidar la empresa, para lo que el Gobierno Vasco "vendió" por un euro sus acciones al entonces gerente.

Alguien en el Gobierno Vasco debería responder por su responsabilidad en estos hechos. Espero que la respuesta de nuestros máximos representantes en materia industrial no sea simplemente la que se publicó el 4 de agosto en El Correo "el alcalde de Zalla también podía haber entrado como propietario". 

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Como ciudadanos, apoyar a los trabajadores y pedir la reindustrialización de nuestra comarca en la manifestación convocada para el próximo 17 de septiembre a las 11 y que saldrá del Ayuntamiento de Zalla.

Como Ayuntamiento, seguir ofreciéndonos para ayudar en la solución y seguir haciendo propuestas concretas para bajar la tasa de paro local, como la subvención de hasta 5.600 € por la contratación de una persona en paro de Zalla por parte de cualquier empresa.